La pérdida del cabello no es una experiencia nada agradable. El pelo forma parte de nuestra imagen, y cuando empieza a caerse parece no tener fin.

Empecemos por saber qué es el pelo

El pelo o cabello es una continuación del cuero cabelludo, formada por una fibra de queratina y constituido por una raíz y un tallo. Cada uno de los pelos consiste en una raíz ubicada en un folículo piloso y en un tallo que se proyecta hacia arriba por encima de la superficie de la epidermis.

Anatómicamente el cabello presenta la misma estructura que cualquier otro tipo de pelo, aunque la implantación en la piel es más profunda que en el resto. Las glándulas sebáceas producen una sustancia grasa llamada sebo que actúa como protector y engrasante.

El pelo está constituido por queratina (proteína fibrosa), que contiene una alta cantidad de cisteína (componente presente en tratamientos para luchar contra la caída del cabello)

En la cabeza hay alrededor de un millón de pelos, encontrándose entre 100,000 y 150,000. Las pestañas protegen los ojos disminuyendo la cantidad de luz y polvo que puede penetrar en estos; y las cejas protegen los ojos del sudor que puede gotear por la frente.

El pelo no crece de manera indefinida, sino que tiene un crecimiento cíclico, al que se le llama ciclo piloso, que consta de una fase anágena, en la que el pelo  nace y crece, una fase catágena o de transición donde el pelo ni crece ni muere, y una fase telógena en la que el cabello se termina cayendo.

La caída del pelo, dentro de unos límites, es totalmente normal, forma parte del ciclo de vida del cabello. El problema resulta cuando  el ciclo piloso se altera, las fases no se suceden entre ellas y no se generan nuevos cabellos.

¿Por qué se cae el pelo?

La pérdida del cabello, o alopecia, ocurre cuando existe una caída intensa del cabello. Suele aparecer gradualmente, normalmente de forma generalizada o localizada en zonas concretas. Esta caída puede tener diferentes causas:  desde problemas hormonales, por situaciones de estrés, por una dieta desequilibrada, o por causas absolutamente naturales como el caso de la alopecia androgénica, hasta alopecias causadas por tratamientos estéticos demasiado agresivos para el cuero cabelludo. En todos los casos el factor común es el acortamiento del ciclo de vida del cabello, muriendo de forma prematura.

 

Aunque mayoritariamente existen dos tipos de calvicie:

 

Alopecia androgénica o androgenética: Tanto hombres como mujeres tienden a perder el grosor y la cantidad de cabello con la edad. Este tipo de calvicie por lo regular no es causado por una enfermedad. Está relacionada con el envejecimiento, la herencia y cambios en la hormona testosterona. Este tipo de calvicie afecta mas a hombres que a mujeres y en hombres, puede suceder en cualquier momento después de la pubertad.

 

Alopecia por estrés: generalmente este tipo de calvicie es temporal y no existe ninguna causa concreta conocida. La pérdida de cabello puede ser abundante al principio, y luego disminuye o se detiene de manera gradual. El estrés físico o emocional puede causar la caída de la mitad hasta tres cuartos del cabello en el cuero cabelludo. En este tipo de calvicie el cabello tiende a caerse en mechones mientras se aplica el champú, se peina o se pasan las manos a través del pelo. Es posible que no sea una caída inmediata después del episodio de estrés, y que se manifiesten los síntomas después de un tiempo.

¿Qué puedo hacer? ¿Cuándo debo acudir al médico?

No existe un remedio absoluto para la pérdida de cabello, sin embargo existen productos que ayudan a prevenir o retardar esa pérdida. El mejor momento de usarlos es antes de que sea demasiado tarde. Cuando uno note que empieza a notar la caída del cabello es el momento de acudir al médico para saber que opción tomar.

¿Qué tratamientos existen?

Existen distintos tratamientos para frenar la alopecia que han demostrado su eficacia clínica mejorando la densidad, el grosor i el crecimiento del cabello (incrementando el ratio entre las fases anágena y telógena).

Minoxidilo: el minxodilo funciona bien en aquellas personas que prefieren no tomarse ningún remedio vía oral, y que quieren frenar o prevenir la caída del cabello. Concentraciones del 5% son las que mejores resultados han obtenido. Estudios demuestran que en 7 de cada 10 paciente, estimula los folículos aumentando el crecimiento del cabello, además de reforzar el cabello existente. Tiene un pequeño efecto no deseado y es que puede ser irritante para el cuero cabelludo. Aquellas personas con un cuero cabelludo muy irritable pueden probar finasteride vía oral.

El minoxidilo en concentraciones de hasta 5% se puede obtener sin necesidad de una receta médica en las farmacias.

Finasteride: finasteride es un bloqueador del enzima que convierte la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), una hormona considerada la principal causante de la alopecia androgénica masculina. La DHT provoca un adelgazamiento del cabello de los hombres que han heredado el gen de la alopecia, porque reduce los folículos pilosos hasta que estos no son capaces de hacer crecer mas pelo. Finasteride enlentece la caída del cabello en un 88% de hombres que lo toman y ayuda al crecimiento en un 66% de casos.

Es necesaria una prescripción médica para obtener finasteride. Es necesaria paciencia para observar los resultados de estos remedios, normalmente los primeros efectos suelen aparecer al cabo de 6 meses desde el inicio del tratamiento.

Se han observado mejores resultados en algunos casos combinando minoxidilo con finasteride. Es muy importante seguir todo el tratamiento se usen en combinación o por separado.

Es importante saber que no estamos solucionando el problema. Solo lo estamos manteniendo a ralla, y el tratamiento requiere disciplina y persistencia. En el momento que se abandona, puede ser que se vuelva a perder cabello de forma más rápida que al inicio.

Suplementos nutricionales

Una adecuada nutrición es necesaria para el desarrollo y mantenimiento de todo el organismo, incluida la piel, el cabello y las uñas. Los nutrientes más necesarios para el cabello son: Aminoácidos azufrados, Zinc, Mg, Vitamina B6, Hierro, Ácido fólico, ciano-cobalamina (vitamina B12), entre otros.

El Zinc participa en la síntesis de queratina, y una gran parte se encuentra en la epidermis, en el pelo y en las uñas. Uno de los primeros síntomas de déficit de Zinc se manifiesta en el crecimiento del cabello. El Zinc interviene en la síntesis de la queratina y protege frente a radicales libres, participa en la síntesis de ácidos grasos esenciales que protegen el folículo piloso y es necesario para la movilización de la vitamina A, que protege el cuero cabelludo. En caso de caída de causa androgenética, potencia la inhibición de la 5 alfa reductasa implicada en el proceso.

Hay estudios que demuestran que la administración oral de antioxidantes mediante alimentos o suplementos que puede ser efectiva y ayudar a las fórmulas tópicas en el tratamiento anticaida.

Tratamientos sobre el cuero cabelludo:  son tratamientos que cuidan del cuero cabelludo y ayudan a mantenerlo en óptimas condiciones para que los folículos puedan funcionar con normalidad. Suelen presentarse en forma de ampollas de administración diaria, y de muy variadas composiciones según el fabricante.

Dejar un comentario